11 de Febrero, mujeres en la Ciencia: persiste la brecha de género pese a que ya son el 41% del personal investigador en España

La presencia de estudiantes e investigadoras en áreas STEM está en declive y es especialmente preocupante en ingenierías y tecnologías

Póster del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2022.

 

Pese al aumento paulatino en la presencia de investigadoras a lo largo de los últimos años en España, que ya alcanza el 41% del personal investigador, por encima de la media europea (34%), persiste la brecha de género en el ámbito de la ciencia y continúa constatándose un menor número de estudiantes e investigadoras en áreas STEM ( Science, Technology, Engineering and Mathematics), con un descenso especialmente preocupante en ingenierías y tecnologías (menos del 13% de las investigadoras trabajaba en esta área en la Enseñanza Superior y Administración Pública) cuando se realizó el último informe ‘Científicas en cifras 2021’ del Ministerio de Ciencia e Innovación.

En este 11 de febrero, en el que se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, conviene recordar que esa última estadística de la actividad investigadora de las mujeres en España confirma un aumento de su presencia según se avanza en la carrera investigadora en las universidades y OPIs (Organismos Públicos de Investigación). Ellas representan el 44% en el grado B y el 24% en el grado A.

También según el mismo informe, se aprecia una ligera mejora en la presencia de mujeres en los puestos de toma de decisiones. En 2020, en órganos unipersonales había un 23% de mujeres en puestos de rector/a y un 50% de mujeres al frente de un OPI. Se mantiene el equilibrio de género alcanzado en el nivel de vicerrectoras de universidades (42% en 2020).

Brechas de género

Las brechas de género que todavía persisten:

  • Como se ha señalado, una menor presencia de estudiantes e investigadoras en áreas STEM, descenso especialmente preocupante en ingenierías y tecnologías (menos del 13% de las investigadoras trabajaba en esta área en la Enseñanza Superior y Administración Pública).
  • A pesar del incremento de mujeres en ciencia, no todas continúan en la carrera investigadora y tampoco progresan a igual ritmo que sus compañeros (en el salto a la estabilización que representa el grado B, aparecen diferencias porcentuales de 11 puntos en universidades y 19 puntos en los OPIs).
  • Existe brecha de género en las solicitudes de sexenios que evalúan y reconocen la actividad investigadora del personal docente e investigador donde hay, además, tasas de éxito inferiores para las mujeres en diversas áreas, o incluso en todas, como es el caso del sexenio de transferencia (alcanzando hasta 22 puntos porcentuales de diferencia en las ciencias empresariales).
  • Las mujeres no participan de forma plena e igualitaria en la toma de decisiones en el sistema de ciencia (23% de rectoras y directoras de institutos de investigación).
  • Aunque la proporción de investigadoras solicitantes en convocatorias de proyectos de I+D va en aumento, ellas tienen menores tasas de éxito (43% ellas y 48% ellos, en 2019) y reciben proporcionalmente menos financiación que sus homólogos.
  • La tasa de éxito de las solicitudes de proyectos de I+D relacionados con estudios feministas, de las mujeres y de género (30% en 2019) ha aumentado respecto a 2018 y se ha acercado al conjunto del área de ciencias sociales (41%en 2019).
  • La integración de la dimensión de género en el contenido de los proyectos de I+D es todavía insuficiente (el 23% de las propuestas consideraba relevante el análisis de sexo/género en 2019).
  • No todos los OPIs ni universidades tienen planes de igualdad de género en vigor, y muy pocos realizan un seguimiento y evaluación del impacto (solo 34 universidades públicas y 10 privadas han evaluado sus planes de igualdad).
  • Las estructuras de igualdad no son aún una realidad en todas las universidades y especialmente, en los OPIs (solo en el 38%).
  • El acoso sexual y acoso por razón de sexo persisten en universidades y OPIs pero no todos cuentan con protocolos de actuación (solo el 63% de los OPIs tenía implantados protocolos).
 

Fuente: Informe ‘Científicas en Cifras 2021’